Written by Forser

Formación y empresa

Muchas veces, el ritmo diario y la rutina en la empresa hace que nos olvidemos de la importancia de mantenernos formados y actualizados en el ámbito laboral que nos compete.
Está claro que la formación junto a la motivación del personal son dos de las piezas que sostienen el buen desempeño de los trabajadores en las empresas, y por ello no debemos prescindir de ninguno de estos dos aspectos.

Aunque los tiempos que corren no sean “los mejores”, las empresas debemos invertir en la formación de nuestros empleados, bien sea de forma interna o contando con personal externo. La cuestión es hacer que nuestros trabajadores no entiendan la formación como una obligación, como un castigo o algo negativo, si no como una herramienta para crecer en conocimientos y en habilidades.Para ello es necesario establecer planes de formación, tras haber realizado previamente las evaluaciones oportunas para obtener la información acerca de las necesidades formativas reales para favorecer el desempeño del trabajo en la empresa, y no ofrecer píldoras formativas vacías de interés para nuestros trabajadores, y que no les permitan ver su futura aplicación profesional.

No dejes de formarte, porque… los beneficios de la formación, no son sólo para la propia empresa en la que trabajes, si no también para tí como trabajador, puesto que ambos obtendréis herramientas para poder enfrentar los retos que vengan en el futuro.